República Dominicana: ¿corrupción arraigada?