Dilo al Mundo | Filadelfia, y un cambio de sacerdocio